Home / Noticias / Agua: tan abundante y a la vez tan escasa para muchas personas

Agua: tan abundante y a la vez tan escasa para muchas personas

Por: Víctor Lozano Alfaro

Un planeta compuesto por tres cuartas partes de agua revela lo que significa el líquido elemento para la vida, sin embargo, en los últimos años hemos perdido el sentido de la real importancia de este recurso, lo que ha llevado a que muchas regiones del mundo, incluyendo América Latina y el Caribe, hoy sufran los estragos de las pésimas decisiones tomadas en el tema del agua.

De acuerdo con un estudio elaborado por el Grupo Banco Mundial, el cambio climático está interrumpiendo el ciclo del agua: el aumento del calor causa que los glaciares andinos se derritan o desaparezcan. Cuando esto ocurre, los caudales de verano hacia los ríos también disminuyen o desaparecen, precisa un informe del suplemento Económika.

El cambio climático también afecta dramáticamente los patrones de lluvia. El Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) muestra que mientras la precipitación anual aumentó en América del Sur entre 1950 y 2018, esta disminuyó en América Central.

“Menos precipitaciones y temperaturas más altas pueden hacer que el agua fluvial disponible disminuya en muchos países y en las cuencas más críticas”, refiere el informe.

Sequías e inundaciones

El Grupo Banco Mundial establece que los períodos prolongados de calor y sequía aumentan la demanda de agua en las ciudades de la región.

El incremento de la temperatura también generó mayores tasas de evaporación de la vegetación y los cuerpos de agua, en un momento en que el agua suele ser más escasa.

Esta tendencia conduce a un aumento del déficit hídrico en casi toda América Latina y el Caribe. Además, la variabilidad de las precipitaciones está cambiando, lo que genera más incertidumbre para los administradores del agua que intentan garantizar el servicio y gestionar los riesgos relacionados con el agua, como las sequías y las inundaciones.

De acuerdo con el organismo multilateral, en los últimos 20 años, América Latina registró 74 sequías, que generaron más de 13,000 millones de dólares en daños.

Este fenómeno impacta en la producción agropecuaria y en los medios de vida de los agricultores, especialmente de aquellos que viven en condiciones de vulnerabilidad.

Por otro lado, en los últimos 20 años, América Latina y el Caribe registró más de 548 eventos de inundación extrema que causaron 26,000 millones de dólares en daños.

Las inundaciones afectan a más de 1.8 millones de personas cada año. La frecuencia de estas inundaciones y aludes aumentó unas 1.6 y 1.5 veces, respectivamente; en tanto, los cambios climáticos auguran un agravamiento de esta tendencia.

En sectores productivos

La región es un importante productor agropecuario en el ámbito local y mundial; millones de hogares dependen de este sector, según el Banco Mundial.

Así, la agricultura representa el 13.5% del empleo total y el 4.7% del producto bruto interno (PBI) de la región. América  Latina y El Caribe también es responsable del 14% de la producción agropecuaria de todo el mundo y es el mayor exportador neto de alimentos del planeta.

De esta manera, la irrigación es esencial para mejorar la productividad, las exportaciones y el empleo. De forma particular, es crucial para la seguridad alimentaria en regiones áridas, como el Corredor Seco en América Central y las zonas occidentales de Argentina, Chile, norte y centro de México y Perú.

Del mismo modo, alrededor del 45% de la electricidad en América Latina y el Caribe proviene de plantas hidroeléctricas.

Para el Banco Mundial, la energía hidroeléctrica es la principal razón por la que más de un cuarto de la energía primaria de la región proviene de fuentes renovables, el doble que el promedio mundial.

Esto hace de América Latina una de las regiones más verdes, con las menores emisiones de gases de efecto invernadero en términos absolutos y per capita. La región busca desarrollar fuentes renovables no convencionales, como la energía solar y eólica, cuya escala puede ser pequeña y requerir una menor inversión inicial, pero cuyos patrones de producción son menos predecibles.

No obstante, la energía hidroeléctrica sigue jugando un importante papel regulador como garante de la estabilidad del suministro energético de América Latina a medida que estos nuevos recursos se conectan a la red.  Asimismo, la región puede facilitar el desarrollo multipropósito: producir electricidad y controlar las inundaciones, agua para irrigar, suministro de agua en áreas urbanas y transporte fluvial.

Esencial

Obviamente, tomando en cuenta los conceptos y análisis efectuados por el Banco Mundial, el agua es esencial para las personas, la biodiversidad y las economías de América Latina y el Caribe.

“El agua limpia y el saneamiento son cruciales para el crecimiento infantil y la salud de los adultos. La evidencia apunta a un vínculo directo entre un acceso mejorado al agua y saneamiento y un aumento en el capital humano y la productividad económica, debido a la menor incidencia de las enfermedades y la mayor expectativa de vida”, refiere el organismo multilateral.

Igualmente, precisa que el agua es fundamental para los ecosistemas únicos hallados en América Latina, desde el poderoso Amazonas hasta los singulares páramos andinos, por lo que su uso racional se vuelve indispensable en las actuales circunstancias.

Recurso hídrico en el Perú

En el Perú, nueve de cada 10 personas acceden al servicio de agua potable. Sin embargo, un total aproximado de 3.5 millones de peruanos aún no cuentan con dicho servicio, lo que representa el 9% de la población, afirmó el presidente ejecutivo de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), Mauro Gutiérrez.

Manifestó que del total de personas sin conexión de agua potable, aproximadamente dos millones se ubican en cuatro regiones: Lima (798,348), Loreto (457,179), Puno (457,118) y Piura (231,849).

Por otro lado, siete de cada 10 personas cuentan con el servicio de alcantarillado. “Es decir, el 26% de la población no cuenta con este servicio”, refirió.

Precisó que en los últimos 30 años, la regulación, supervisión y fiscalización ejercida por la Sunass hizo posible brindar sostenibilidad y calidad a los servicios de agua potable y alcantarillado, además de asegurar que la ciudadanía ejerza sus derechos y deberes en los ámbitos urbano, rural y de pequeñas ciudades.

Entre 1992 y el 2021, la regulación permitió que la brecha de cobertura de agua potable y alcantarillado se reduzca en 15%. “Es decir, que se incremente de 75% al 90% respecto al agua potable y de 65% al 85% en cuanto al alcantarillado”, puntualizó el directivo.

Fuente: ANDINA.

About Revista Construir

Noticias de Construcción en el Perú | Perú, revista internacional bimensual dedicado a la información especializada del sector construcción. Revista Internacional Construir | Perú

Check Also

Genesal Energy suministra seis grupos electrógenos especiales a un data center en Noruega

Genesal Energy acaba de suministrar seis grupos electrógenos especiales para garantizar el funcionamiento de un ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *