Home / Actualidad / Más allá de Kuélap: los avances de los nuevos teleféricos que se alistan en Perú

Más allá de Kuélap: los avances de los nuevos teleféricos que se alistan en Perú

Lima se está posicionando como un foco clave para los proyectos de teleféricos que se buscan impulsar en el Perú. Sin embargo, el país parece caminar lento en el desarrollo de estas infraestructuras pues desde el 2014 que se dio la buena pro del proyecto telecabinas de Kuélap no se ha visto otro proyecto similar ya funcionando.

¿Es posible que se pueda ‘masificar’ el uso de teleféricos en el país más allá de las telecabinas en la región Amazonas?

Como parte de los proyectos que impulsará el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) está el teleférico del Cerro San Cristóbal, una iniciativa privada autofinanciada con un monto de inversión (sin IGV) de US$ 16 millones.

El alcalde del Rímac, Néstor de la Rosa, recuerda que el mes pasado se promulgó la Ley N° 31705, que declara de necesidad pública e interés nacional el proyecto de infraestructura turística y además autoriza la expropiación de los bienes inmuebles del Club Internacional Revólver para la ejecución de esta iniciativa.

Al respecto, la viceministra de Turismo, Madeleine Burns, comenta a Gestión que tras la publicación de esa ley se estima que en el 2025 se iniciaría la ejecución de las obras, las que se extenderían por seis años. El burgomaestre de la Rosa espera el traslado de 1,350 pasajeros por hora cuando esté listo el teleférico.

Burns dice que actualmente se trabaja en la estructuración del proyecto, la expropiación de los terrenos y la liberación de interferencias. “Se están haciendo todos los trámites necesarios para dejar la obra expedita para su ejecución”, menciona.

De acuerdo con data de Proinversión, para el 10 de junio del 2024 se estima la adjudicación directa del proyecto. En caso de presentarse terceros interesados, la buena pro se realizará por concurso.

Esta obra no caminará sola, pues el Mincetur también tiene prevista una intervención en la cima del Cerro San Cristóbal: un mirador. Y, el alcalde del Rímac, habló de tranvías como parte atraer turistas a su distrito.

Teleférico para las playas de Lima

San Cristóbal no es el único que se alista en Lima. Miraflores también ha mostrado interés en estas infraestructuras. Carlos Canales, alcalde del distrito, recuerda a Gestión que el teleférico Lima Costa Verde está en manos del consorcio peruano austríaco ZigZag Teleféricos (ZigZag Teleféricos y Doppelmayr Perú).

Fue adjudicado en el 2022 y a inicios de este año se le dio la licencia de construcción del terminal, dice el alcalde miraflorino. El proyecto enlazará el malecón de Miraflores, a la altura del parque Domodossola, con la playa Redondo; contempla una inversión de US$ 10 millones y se podrá trasladar 300 pasajeros por hora de ida y vuelta.

Canales advierte que la construcción requiere un permiso de la Autoridad de Transporte Urbano de Lima y Callao (ATU), el que aún no se ha obtenido. “Hemos visto, en una conversación con ATU, que se requiere un permiso de ellos para que se proceda con esa construcción y estamos en coordinaciones con la autoridad para evitar que se paralice el proyecto”, dice.

Aún así, la Municipalidad de Miraflores prevé que esté listo para el primer trimestre del 2024.

A este proyecto, el distrito quiere sumarle un segundo en la zona de Manuel Bonilla con dirección al parque los Pinos y la playa los Delfines. Aunque está por definirse si se tratará de una obra pública o una concesión privada, Canales estima que iniciará su desarrollo en el 2024 porque la elaboración del expediente técnico se realizará durante este año.

“Hemos hablado con la Cooperación Coreana y ellos nos proponen trabajar algunos proyectos con Hyundai, para lo cual el embajador coreano nos ha planteado que tienen tecnología y estamos conversando la parte técnica, mirar si podemos hacerlo nosotros como inversión pública o hacerla como una concesión que la realicen los privados”, destaca.

Los planes en Miraflores van incluso más allá de los dos teleféricos, pues se encuentran en la evaluación de un ascensor panorámico a la altura del parque María Reiche. El plan del distrito es que -con todo lo antes descrito- el circuito de playas sea un destino que atraiga a los visitantes y ofrezca servicios como restaurantes, retail, entre otros.

Chorrillos también quiere un teleférico. A inicios de este año, Fernando Velasco, el alcalde del distrito, adelantó a este diario que habían tenido conversaciones con Luis Molina, exalcalde de Miraflores, respecto al proyecto teleférico Costa Verde (en la gestión de Molina se adjudicó). “Convocaremos a un concurso y esperamos recibir propuestas de empresas extranjeras. La idea es unir Agua Dulce con el Morro”, señaló.

¿Y los teleféricos para Cusco?

El teleférico de Choquequirao, otra apuesta del Mincetur, ha saltado nuevamente a la palestra en las últimas semanas. El presidente del Consejo de Ministros, Alberto Otárola, comentó que el Gobierno aprobó un decreto legislativo que posibilitará el destrabe en la ejecución de obras para 14 proyectos de infraestructura, siendo uno de ellos dicho teleférico.

La viceministra Burns, de Turismo, detalla que pasará por Apurímac y Cusco, suma alrededor de 12 kilómetros de recorrido y forma parte de un proyecto de inversión pública que se llama “Mejoramiento de los servicios turísticos públicos del parque arqueológico de Choquequirao”. Su monto de inversión es aproximadamente S/ 772 millones y se espera -remarca la titular de Turismo- que al 2027 o 2028 esté en operación.

Esta iniciativa estatal cofinanciada no es reciente, pero quedó entrampada en la búsqueda de licencia social, además de discusiones entre las provincias de Anta y la Convención. “Se hecho una identificación de todos los actores y sus necesidades. Estamos trabajando en coordinación con ellos directamente para solucionar o cumplir con las necesidades que ellos tienen. La mayoría son necesidades de saneamiento, de carreteras, de agua y desagüe, pero son proyectos que tienen financiamiento en diferentes sectores. Lo único que estamos haciendo es coordinar para que estas inversiones se realicen”, cuenta Burns.

Aunque por ahora el teleférico Cerro San Cristóbal y el de Choquequirao son las prioridades del Mincetur, el sector reconoció que tiene 17 destinos priorizados y las necesidades de teleféricos han sido ubicadas en esos espacios. “Hay iniciativas privadas como el teleférico Huchuy Qosqo que se acaba de acoger al régimen especial de recuperación anticipada”, narra.

Juan Carlos Gómez, gerente de Relaciones Sociales e Institucionales y representante del consorcio Teleférico Huchuy Qosqo, cuenta que el teleférico que estará ubicado en la provincia de Calca ha enfrentado algunas dificultades en los últimos años: la pandemia del covid-19, las protestas en la región, la incertidumbre política. Todo ello ha llevado a que se inicie la búsqueda de otro socio financiero más que pueda entrar al proceso de inversión.

“El proyecto es altamente viable, ya tiene como inversión inicial S/ 16 millones en la compra de terrenos. Para este año, con los nuevos costes de los materiales y de la inversión, se suma casi alrededor de S/ 155 millones; inicialmente era de S/ 115 millones”, refiere Gómez.

El tiempo avanza rápido y la meta de Huchuy Qosqo es iniciar las obras este año. La construcción de teleféricos, de dos cabinas de 56 pasajeros, tomaría un año y medio para ejecutarse. “Es bastante rápido, tecnología suiza y austriaca, son dos empresas mundiales”, destaca.

Gómez destacó que como empresa privada se ciñen a estándares internacionales de calificación para el funcionamiento de los teleféricos. “En este momento en Perú no existe una normativa que permita regular la construcción de teleféricos, y tampoco que permita implementar aspectos técnicos para la evaluación y entrega de la obra. Se tienen que hacer bajo medidas internacionales porque en el país ‘estamos en pañales’ en este proceso”, remarca.

¿Hay potencial para pensar en más teleféricos en Perú?

Aunque una de las trabas para expandir los teleféricos en el Perú es el saneamiento físico legal de los terrenos, la tecnología alrededor de estas infraestructuras también es un reto si consideramos que es un tema prácticamente nuevo para el Perú, considera la viceministra de Turismo.

Alex Baumgartner, gerente de operaciones de Doppelmayr Perú, cree que en el Perú tiene oportunidades de seguir desarrollando teleféricos para el sector turismo. Reconoció, en línea con lo mencionado por la viceministra, que la tecnología es poco conocida en el país, pero se realiza acompañamiento en los primeros años de las obras y se capacita a los ingenieros.

“La construcción y la implementación está hecho con supervisores extranjeros en los primeros proyectos. Durante la ejecución del proyecto se capacita a ingenieros locales que después pueden hacer, tal vez con un poco de ayuda de gente de fuera, la operación. Entonces para introducir la tecnología en este país no vemos problema”, resalta.

Cabe recordar que Doppelmayr Perú está en el teleférico de Huchuy Qosqo y el de Miraflores. Baumgartner menciona que otra traba que podría estar frenando el desarrollo de estos proyectos es la burocracia pues para realizar estas obras se involucran “tantos stakeholders que se complica la inversión privada”.

“Por ejemplo, en un mercado maduro como Europa, la mayoría de los teleféricos son privados. Pero eso no pasa en Perú, estamos detrás, buscando y hasta ahora muy pocas empresas locales se animan a invertir en esa tecnología. Creemos que está más relacionado a toda la incertidumbre de lograr llegar a los permisos que se van a necesitar, que a la tecnología en sí misma”, considera.

El teleférico de San Juan de Lurigancho

Baumgartner, de Doppelmayr Perú, resalta que los teleféricos no solo son para fines turísticos. Aquellos con propósito de transporte urbano tienen “un gran potencial en el Perú”. Podemos tomar como ejemplo a Bolivia que actualmente cuenta con toda una red de teleféricos en La Paz.

Si bien lo mencionado hasta ahora detalla la situación de proyectos orientados para el turismo, lo cierto es que en Lima existe el proyecto de teleférico Independencia-San Juan de Lurigancho (SJL). La iniciativa, incluso, se incorporó en el Plan de Desarrollo Metropolitano de Lima (PlanMet 2021 – 2040).

El proyecto llamado “Instalación del servicio de accesibilidad por cable-teleférico, que conecta los distritos de Independencia y SJL” tiene un costo de inversión de S/ 493.5 millones, según el Sistema de Seguimiento de Inversiones del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Sobre este teleférico, la presidenta de la República, Dina Boluarte, anunció que este año se iniciarán los estudios definitivos para la ejecución de este proyecto. “El teleférico conectará Independencia y San Juan de Lurigancho desde el terminal Naranjal del Metropolitano hasta la estación San Carlos de la Línea 1 del Metro de Lima”, remarcó.

En el PlanMet 2021 – 2040 también incorpora otros proyectos como el proyecto teleférico El Agustino – Santa Anita y el proyecto teleférico Villa el Salvador – Playa Venecia.

Fuente: GESTIÓN.

 

 

About Revista Construir

Noticias de Construcción en el Perú | Perú, revista internacional bimensual dedicado a la información especializada del sector construcción. Revista Internacional Construir | Perú

Check Also

Ciudapolis y el plan de expansión con proyecto campestre en Colombia

Entre los sectores que se han expandido usando el modelo de franquicias en Perú se ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *