Home / Noticias / Aeropuerto de Chinchero: ¿en riesgo de quedar paralizado?

Aeropuerto de Chinchero: ¿en riesgo de quedar paralizado?

El Aeropuerto Internacional de Chinchero (AICC), ubicado en la provincia de Urubamba (Cusco), apunta a convertirse en el segundo terminal más grande del Perú, pero -mientras se construye- lamentablemente “se van desnudando” los problemas en su interna que ponen en riesgo la futura operación del megaproyecto. Por ello, Gestión brinda la radiografía del tan esperado hub aerocomercial del país.

Como se conoce, Cusco -que no solo es la principal ciudad turística del Perú, sino también de Sudamérica- solo cuenta con el Aeropuerto Internacional Alejandro Velasco Astete, una infraestructura que poco a poco queda rezagada para el incremento constante de los visitantes que llegan a la zona y sus diferentes necesidades. Para solucionar eso, se inició la gestión del nuevo terminal.

¿Cuánto es el avance de construcción en Chinchero? Hasta la fecha, las obras del nuevo terminal no superan ni el 10%, indicó Werner Salcedo, gobernador regional del Cusco. Una situación bastante preocupante porque la obra debe estar terminada para fines de diciembre del 2025, según la última actualización del Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC).

De hecho, el gobernador regional sostuvo que la obra del aeropuerto de Chinchero ya debería superar el 30%. Al no ser esta la situación actual, buscarán reunirse con el ministro de Transportes y Comunicaciones, Raúl Pérez-Reyes, a mediados de este mes, para pedir que aceleren ese proyecto.

“Políticamente, las autoridades nos pronunciaremos y exigiremos saber cuál es la conclusión para el proyecto. Queremos decir que los proyecto Estado a Estado no funcionan. Técnicamente, se exigirá la nueva Ley de Contrataciones y la descentralización”, argumentó.

Hay un retraso evidente, que en su momento alertó la Contraloría General de la República. Más allá de las demoras por la covid-19, también hay otros puntos que se deben tener en consideración.

Detalle de la controversia

Si bien en el 2019 el Estado peruano y la República de Corea firmaron el contrato de Gobierno a Gobierno (G2G) para los servicios de asistencia técnica, a través de una Oficina de Gestión de Proyectos (PMO, por sus siglas en inglés) durante la etapa de construcción del terminal aéreo, este convenio terminará en octubre del 2024 sin tener listo el nuevo terminal en Chinchero.

Fuentes del sector transportes informaron a este medio que la PMO coreana Dohwa Engineering Sucursal del Perú solicitó hace dos años una ampliación de ese contrato de asistencia técnica con el pago de sus costos adicionales, por la afectación de la pandemia que retrasó la ejecución de obras.

A pocos meses de que se acabe ese acuerdo, se supo que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) tiene un informe favorable -desde hace un año- recomendando una extensión de 10 meses y 13 días por el impacto de covid-19.

Sin embargo, no hay adenda firmada, pues la Oficina General de Administración del MTC, de la gestión del Pérez Reyes, no habría querido reconocer gastos adicionales a la PMO, sustentando que “no corresponde pagarles un sol”.

Así se aprobaran esos 10 meses de posible ampliación del pacto (hasta agosto 2025), la obra del aeropuerto de Chinchero no estaría listo en esa fecha, con lo cual se pone en riesgo que el nuevo terminal “levante vuelo”, pero se está a tiempo de corregir estos inconvenientes y no quede como “un elefante blanco”.

¿Obra quedaría paralizada?

¿Qué pasará si no se sigue con el convenio con la PMO coreana? De acuerdo con Paola Lazarte, exministra de Transportes y Comunicaciones, sería perjudicial no continuar con la asistencia técnica, debido a que “la obra quedaría paralizada”.

“Si no hay adenda sería un craso error, le tocará al MTC continuar con la ejecución. La Dirección General de Aeronáutica Civil tiene personal que conoce muy bien el tema aeronáutico, pero no para la parte de infraestructura. Querer prescindir de un asesoramiento técnico sería lo menos eficiente y, sin lugar a duda, llevaría a una paralización del proyecto”, anotó.

De no llegar a un acuerdo, Lazarte sostuvo que el contrato de G2G permite que se establezca una Junta de Administración de Disputa (que se instaló en su periodo) para resolver en ese espacio las controversias, sin ir a un arbitraje.

Recordó que en su gestión en el ministerio (13 de diciembre 2022 al 6 de setiembre 2023) se determinó que se tenía que extender el contrato de asistencia técnica con Corea, que es del tipo de control (la PMO sugiere, pero la decisión final lo toma el MTC), hasta que se termine la ejecución de la infraestructura y puesta en operación del aeropuerto.

“Nosotros lo teníamos claro, se tenía que continuar con el asesoramiento técnico, porque en el acuerdo de Gobierno a Gobierno es una relación contractual entre el Estado peruano y el de Corea, que además de tener los beneficios del conocimiento de infraestructura, también es una relación diplomática”, refirió a Gestión.

Acelerar tareas previas

Más allá de la incertidumbre alrededor de la continuación -o no- de la PMO coreana, Lazarte mencionó que el problema de fondo y ruta crítica que está pendiente para poder dar en concesión la operación y mantenimiento del servicio son las tareas previas que se tienen que desarrollar en el mencionado aeropuerto. Estas fases son dos componentes: aeronavegación y la parte operativa del aeropuerto.

“Cuando asumimos la gestión nos dimos cuenta que no se hizo nada en la compra de equipamientos del aeropuerto y las tareas previas, que son aspectos operativos indispensables para el funcionamiento del terminal”, manifestó.

Precisó también que estas tareas nunca estuvieron en el contrato de asesoramiento técnico de la PMO, porque cuando se estructuró el aeropuerto se pensó que la Corporación Peruana de Aeropuertos y Aviación Comercial (Corpac) se hiciera cargo de la adquisición de esos equipos y servicios, sin el perjuicio de decidir concesionar.

No obstante, la exministra comentó que Corpac y la DGAC no tenían la capacidad para poder definir en los tiempos establecidos estos tipos de tareas y se detuvo la compra del equipamiento.

En esa línea, pidieron a la PMO coreana y a la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) una cotización sobre cuánto costaría la asistencia técnica para definir el plan de operaciones y “el proyecto no sea un elefante blanco”.

La decisión fue optar por la más económica, que en este caso fue de la PMO coreana y así lo dejaron hasta septiembre del 2023. Hasta ahora, la nueva administración del titular del MTC, no comunica a la opinión pública si se realizará la adenda.

“Si hubo una serie de modificaciones contractuales que se tenían que hacer, pero todo con la premisa de que se siga con el proyecto que no se paralice la infraestructura y termine brindando servicios”, aseveró.

 

Fuente: GESTIÓN

About Revista Construir

Noticias de Construcción en el Perú | Perú, revista internacional bimensual dedicado a la información especializada del sector construcción. Revista Internacional Construir | Perú

Check Also

Pymes: ¿Cómo potenciar estos negocios a través de la digitalización?

La rápida evolución tecnológica en el sector empresarial ha hecho que las pequeñas y medianas ...

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *